sharks

Bull Sharks residentes en Sail Rock

Sé que lo explico muchas veces con palabras bonitas y grandilocuentes, pero se quedan rancias y sosas al lado de lo que es la realidad. Sé que es así porque las sensaciones son atrapadas entre letras y no pueden evolucionar, no pueden crecer, no pueden explotar… Lo observo en los ojos de los fun divers que nos acompañan a Sail Rock, en como les cambia la mirada de antes a después de la inmersión, en como olvidan el miedo tan pronto como ven a su primer tiburón y abrazan su majestuosidad y elegancia.

Quizá unos segundos de video consigan acercaros un poco más a mis amigos marinos.

 

Advertisements
Categories: diving, Koh Tao, Phoenix Divers, sharks, sueños hechos realidad | Leave a comment

Aburrimiento?

He escuchado decir (incluso creo haberlo dicho yo misma) que nos acostumbramos a todo, y pese a que puede que sea verdad, ahora también estoy convencida de que hay cosas que nunca aburren. Son dos situaciones que se dan en mis días las que me han llevado a afirmar tal cosa: las puestas de sol y los tiburones.

Bull Shark at Sail Rock 🙂

¿Cómo aburrirte de ninguna de ellas? Son diferentes cada vez. Diferencias en color, velocidad, agresividad, claridad, belleza, elegancia. No sé si hablo de los unos o de las otras. Qué más da. Lo que sé es que no me aburren, que me sorprenden cada vez, que me enamoran cada día, que para mí son un regalo.

Los tiburones son mi pasión, las puestas de sol un regalo después de un día de trabajo. Los tiburones son vida y adrenalina, las puestas de sol calma y descanso.

Sunset in front of the dive shop

Así, me sorprende cada vez que alguien me pregunta “¿No os aburrís de hacer esto todos los días? ¿No os aburrís de vivir una vida feliz en el paraíso?”. Y a mi me gustaría convertirme en niña de 3 años y hacer esa pregunta mágica “¿Por qué?”, pero en cambio sonrío, mis ojos sonríen, y niego con la cabeza. No puedo aburrirme, ninguno de nosotros puede, porque si hacemos esto no es por el dinero, no es por obligación… si hacemos esto es porque cada uno de nosotros lo ama con toda su alma. Y mientras el cielo siga cambiando a cada atardecer, y los tiburones sigan sorprendiéndonos con sus apariciones… nunca podré aburrirme (aunque temo que llegue noviembre y traiga con él a su monzón!!)

Categories: diving, Koh Tao, sharks | Leave a comment

Koh Tao 3.0

Después de las despedidas en Menorca llegaron las bienvenidas en Koh Tao. Cuánta felicidad en un solo día! Fue llegar a Koh Tao, instalarme, bajar a la escuela y nada más pisar Phoenix… sonrisas, palabras amables, miradas brillantes, abrazos. Y preguntas – Cuánto hace desde que te fuiste, Qué tal en casa, Hasta cuando te quedas, Nos echaste de menos. Y a ellas respuestas – Tres meses, Muy bien, No lo sé, Por supuesto.

We found the sharks!!

Fue llegar y ser bienvenida a las celebraciones de esa noche. Que alguien me ofreciera su regulador durante sus meses de ausencia. Mirar uno más de esos videos de Open Water Divers. Recibir abrazos de todos a los que eché de menos y de otros a los que aún no conocía. Ver que todo el mundo está bien, que siguen felices. Escuchar a Izzie (mi bebé de 1 año favorita!) decir mi nombre. Prepararme (tan pronto?!) para un viaje a Sail Rock dos días más tarde. Vivir otra “beer o’clock” con todos.

Fue llegar y tener que dar las gracias una vez más a la isla, a la escuela, a la familia Phoenix. Llegar y volver a encajar como si nunca me hubiera marchado.

Y sin tiempo a recuperarme, a dejar que mi mente se parara a pensar… la excursión a Sail Rock y la visita a sus más apreciados habitantes, las estrellas del momento, los animales de los que todo el mundo habla. “Has visto ya los bull sharks?”

Sí, sí, sí. Los vi, los sentí, los miré, los temí por una milésima de segundo, los deseé. En ambas inmersiones tuvimos la suerte de verlos salir del termoclima y volver a meterse una y otra vez. Aparecían de entre las tinieblas de plancton y frío para alimentarse de los peces inocentes que nadaban demasiado cerca. Inconscientes. Luego, daban media vuelta y volvían a penetrar en su habitat. Qué animales tan majestuosos! Qué elegancia! Cuánta belleza! Nos hipnotizaron a todos por completo hasta el punto de quedarnos flotando en el mismo lugar durante 40 minutos, solamente observando, sintiendo esa inyección de adrenalina del que sabe que está observando un espectáculo natural, salvaje reservado para muy pocos. Mientras, cruzábamos miradas y hacíamos el signo de “fucking awesome!!” con nuestras manos. No sabíamos si creernos lo que estábamos viendo.

Bull Shark at Sail Rock last monday

No soy capaz de describir lo que sientes cuando a menos de 2 metros aparece un bull shark de 3-4 metros nadando directamente hacia ti… No soy capaz de describir lo que sientes cuando a 1 metro abre la boca y se come un rabbit fish, para inmediatamente darse la vuelta y seguir su camino lejos de las burbujas de los buceadores. Es sentir calma cuando te han enseñado que lo que deberías sentir es miedo. Es sentir admiración cuando se supone que deberías sentir recelo. Es amar un animal que la tele se ha empeñado en querernos hacer odiar.

El whale shark es sorprendente, pero el bull shark es espectacular. El 10 de septiembre de 2012 viví las dos inmersiones más fascinantes de mi vida. Ahora… quiero más.

Categories: diving, Koh Tao, sharks, sueños hechos realidad | Leave a comment

Shark feeding dive

Ayer hice una inmersión que había decidido no hacer. Sin embargo, tanto en The Beachouse como en Uprising conocí a gente que la había hecho y me dejé convencer. Sí que es algo artificial y sí que es verdad que es más auténtico encontrarte a los tiburones sin querer, pero al mismo tiempo, es tan espectacular que se me olvidaron todos mis recelos.

Son 2 inmersiones a distintas profundidades, con distintos tipos de comida y, por lo tanto, distintos tipos de tiburones. White tips y black tips los menos espectaculares, que se comportan como perritos que quieren jugar con el tío que les da comida. Reef sharks que son la versión intermedia. Y finalmente (a falta del tiger shark que no saben por qué lleva tiempo sin aparecer), los bullsharks. Tiburones de verdad. Que muerden sin piedad, sin hacerle ascos a nada. Están todo lo entrenados que un tiburón puede estar y saben que solo les dan comida si van de uno en uno y llegando de la izquierda, pero a pesar de ello se saltan las reglas como buenos amos del océano que son y más de una vez les tienen que tratar de poner a raya. Por primera vez, pensé que no me gustaría encontrarme uno de estos sin querer haciendo snorkel, aunque por suerte suelen aparecer a un mínimo de 20 metros de profundidad.

La verdad es que no tengo palabras para describir lo grandes, espectaculares, fuertes y majestuosos que son, ni la sensación que te embarga cuando va uno de frente mirándote como si tratara de decidir qué pasaría si se saltara todas las normas y tratara de pegarte un bocado.

Este es el vídeo (sin zoom) de una de las cosas más increíbles que he visto en mi vida.

Categories: diving, Fiji, RTW, sharks | Leave a comment

Create a free website or blog at WordPress.com.