Menorca

Comparaciones imposibles

Cuatro fotos de un mismo momento del día en cuatro lugares muy distintos entre si y diferentemente especiales. Capturas de un instante en el que el hombre se para para admirar la naturaleza, ese momento en que el día deja de ser día para dar paso a la noche, ese momento de cambio fugaz que tanto me gusta admirar.

Son Bou, Menorca

Son Bou, en mi isla de nacimiento. Como casi todas, una puesta de sol tranquila, cielo de verano sin nubes. El día parece morir para que la noche llegue. El día acepta el momento de su relevo plácidamente.

Coral Coast, Fiji

Costa sur de la isla principal de Fiji. Cielo de tormenta tropical sin que llegara nunca la lluvia. En Fiji los colores se pelean y se entremezclan, los fríos con los calientes, los del día con los de la noche. Existe ese momento en que se funden para ser uno solo.

Manhattan from Brooklyn, NYC

Desde mi barrio mirando hacia la jungla de asfalto. Contraste de un fenómeno de la naturaleza con un fenómeno del ser humano, la puesta de sol suave contra la agreste ciudad. La maravilla de una transición lenta, sin lucha, de una fusión agradable del día con el atardecer y luego con la noche.

Koh Tao, Thailand

Koh Tao, mi isla de adopción. Puestas de sol salvajes, a cada cual más espectacular. Con nubes, con sol, con luna, con mar. Naturaleza en su estado más puro. Instante de lucha en que el día parece batallar por quedarse y la noche empujar para llegar. El cielo tiene tendencia a encenderse, a volverse de fuego, a dejar con la boca abierta a todo aquel que esté mirando. Naturaleza contra naturaleza. Pasión.

Advertisements
Categories: Fiji, Koh Tao, Menorca, New York, viajes | 1 Comment

Tiempo de Menorca

No es NY con su billón de cosas por hacer todos los días y su infinidad de rincones asombrosos por descubrir.
No es Fiji con su novedad, su tiempo cambiante, su compañía deportiva y sana.
No es Malasia con sus diferencias, sus extremos y su fugacidad.

Es Menorca, es la isla donde crecí y vuelvo a sentirme en casa en ella gracias a cosas tan básicas como algo de trabajo, agua y amistad.

Un trabajo de bar, de servir pomadas y cervezas, un trabajo de fiestas, de correr, de no parar. Algo para lo que estoy hecha. Para el estrés y las carreras, para el no pensar, para las horas llenas de desgaste. Me encanta.

Agua. Como siempre. El sitio donde me siento a gusto, donde soy más yo, donde soy feliz flotando a 25 metros de profundidad.
Buceando como he hecho en los últimos meses, aunque solo pueda ser una vez a la semana. Me llena increíblemente seguir viendo barracudas dando vueltas a mi alrededor mientras ando perdida en mis pensamientos, y todo gracias a mi tío con el que comparto pasión. Impagable.

Swim through en Es Pas de Cavalleria

Amistad. Cerrando capítulos que me doy cuenta de que caducaron ya, historias con gente con la que ya no comparto nada. Esas cosas ocurren… dejas de compartir el día a día, las canchas de baloncesto, la misma rutina, y dejas de tener cosas de las que hablar. A mi no me interesan las historias que me cuentan, a ellos no les interesan las mías. He aprendido que es así y que no pasa nada, que no hay culpas. Al fin y al cabo, lo único que teníamos en común ya no existe.
Por otro lado, amistad de la de siempre, eterna. Esas personas que sin importar cómo o por qué siguen ahí. Se interesan por mis viajes y mis locuras, mientras yo me intereso por sus rutinas, sus “problemas” y su lucha por lo que quieren. Personas con las que sé que siempre podré contar para jugar a tirar tapones de botellines de agua dentro de una jarra de cerveza. Parece una tontería, pero es mucho más importante que el resto de cosas que ocurren diariamente: reírte en compañía con algo totalmente irrelevante, reírte hasta llorar y vencer la sombra del aburrimiento. Dosis diaria de complicidad, de entendernos sin querer, de hacer el loco sin importar mucho más. La vida es sencilla con una amistad así.
Amistad que en los últimos años en la isla había echado mucho de menos. Un gustazo tener a mi gente de vuelta, por fin.

Este va a ser (y ya es) un gran verano de disfrutar de lo de siempre como si fuera nuevo.

Categories: día a día, diving, Menorca | Leave a comment

Easy Peasy

Desayuno virtual, abrazos desde la isla en fotografía, Fashion Night Out NYC, visitas y la convicción de tener muy claro lo que haría con $10k extra.

Me encanta no tener palabras (besides I miss you & thank you, Dre!) 🙂

Categories: día a día, Menorca, Myself, tattoos | Leave a comment

Create a free website or blog at WordPress.com.