boda

Simple life

*Some of us are simply trying to see that at the end of the day we can say that we feel like the luckiest person in the world*

Toby, F and me eating wedding cake on the boat!

Advertisements
Categories: boda, diving, Koh Tao, Phoenix Divers, Quotes | Leave a comment

Boda acuática

Esta es la historia exprés de una boda fantástica en una isla paraíso:

Faltan dos días para la boda de Jimi y Brit. Todos somos conscientes de que aquí el peso de la tradición y los sentimientos recae enteramente sobre nosotros, somos al mismo tiempo sus amigos, su familia, sus ayudantes, su apoyo, sus personas. Esta noche somos los “amigotes” que les van a llevar de despedida de solteros (conjunta, por qué no). Nos hemos apuntado a un “pub crawl”, probablemente traducido al español como pasabares y al terminar vamos a asistir al cabaret de lady-boys de la isla. Jimi, el novio, es sutilmente engañado para bailar en el último número con ell@s y todos, incluída la novia, nos reímos a gusto con el paripé que se monta. No mucho más tarde nos vamos todos a dormir porque al día siguiente tenemos especialidades en el barco de la mañana.

Falta un solo día para la boda. Estamos de vuelta de un gran día de buceo. Hemos bajado a 42 metros en la especialidad de profundidad y luego hemos entrado en el barco hundido en la especialidad de naufragio. Los más nuevos casi no pueden creerse lo que han vivido y, una vez más, Claus escucha salir de sus bocas las palabras mágicas: “ha sido el mejor día de buceo de mi vida”. Yo sonrío porque recuerdo cuando yo misma las pronuncié. Siempre es especial hacer algo fascinante por primera vez. Volvemos a la escuela contentos, hambrientos, cansados y decidimos compartir con Brit y Jimi la última comida antes del casamiento. Así, nos juntamos diez personas y actuamos de familia. De hecho, no es una actuación, es una realidad. Me doy cuenta mientras comemos y nos contamos historias absurdas que nos hacen reír. Hacemos planes para la noche, la última noche antes del día D y a pesar de divertirnos jugando al billar y bailando como locos en el bar, decidimos ir a dormir a una hora decente para estar descansados.

El día ha llegado. Brit corretea por la escuela haciendo los últimos arreglos, recogiendo flores, trayendo el pastel, hinchando globos, repartiendo adornos para los invitados. Mientras, a mi me toca trabajar. El único día en el que no me habría importado no tener nada que hacer… Sin embargo, mi desgana se me olvida tan pronto como estoy sumergida en la piscina. Estoy enamorada de lo que hago, no hay duda. Hoy es un Scuba Review a un chico que lleva más de un año sin bucear. Me toca recordarle las habilidades, como preparar el equipo y como limpiarlo. Me toca ayudarle a sentirse cómodo y hacer que sus ojos se llenen de ilusión pensando en las inmersiones de verdad del día siguiente. Cuando termino, recogemos a toda prisa. Casi llego tarde a la boda. Brit ya está explicando cual es el plan a seguir y el papel de cada uno. Yo soy dama de honor junto con Morgan. Tenemos que descender justo antes que la novia, abriendo el pequeño comité y debemos llevar vestido y flores en el pelo. Me pongo nerviosa, me hace ilusión. Cuando estamos todos listos, subimos al barco y preparamos todo a velocidad de infarto. Quién habría podido imaginar que los preparativos de una boda incluyen un cinturón con plomos, tanques de aire comprimido, máscaras y aletas. En poco más de 10 minutos estamos encima del barco hundido, lugar elegido para la boda, y empiezan los descensos. Los cámaras van primero, seguidos del cura (Claus, como no) y el novio. Los invitados les rodean y se sitúan en posición de observar la ceremonia. Uno de los cámaras vuelve a subir y nos da la señal. Morgan y yo primero, Brit de la mano de Toby (en el papel de padre de la novia) justo después. Toby entrega a Brit y la ceremonia empieza. Claus aparenta leer la biblia que en realidad es un libro de Open Water y los demás nos reímos de la ocurrencia. Brit y Jimi intercambian votos por escrito y Lilie les da los anillos para que la alianza se haga oficial. Justo después F, padrino de la boda, saca una tabla y firman en ella los recién casados, el cura y dos testigos (Josh y Dimitri). Claus da permiso para que se besen y la ceremonia termina con unas petacas de whiskey bebidas con pajita y compartidas entre todos. Para finalizar, la comitiva sigue a la pareja hasta la boya donde el barco nos espera y lo que suelen ser casi 10 minutos nadando, es hoy más cercano a los 20. Todos lo pasamos genial nadando en agua azul sin ver el suelo, sin ver rocas, sin ver nada más que a los demás miembros de esta locura. Los cámaras se encargan de las fotos de familia y justo cuando algunos se empiezan a quedar sin aire, llegamos al barco. Brit lanza el marcador a la superficie, en el cual ha pintado con rotulador permanente “Just Married”. Brillante. Tan pronto como nos asomamos a la superfície, estallamos en aplausos y gritos contenidos. Para finalizar un día que ya ha sido espectacular, nos saltamos la segunda inmersión mientras comemos noodles y pastel y bebemos cerveza. El convite perfecto.

Brit & Jimi just got married!

 

Ha sido un día increíble de principio a fin, con el tiempo perfecto, sin fallos en el transcurso de los acontecimientos, con muchas sonrisas, con abrazos de todos con todos. Ha sido un día en el que hemos sido más familia que nunca, en el que nos hemos dado la mano en círculo flotando a 23 metros de profundidad y hemos sentido esos lazos de agua que nos unen.

Ha sido la mejor boda que os podáis imaginar.

Categories: boda, diving, Koh Tao, Phoenix Divers | Leave a comment

Create a free website or blog at WordPress.com.