5 pointz

Destino?

No me gusta desear suerte, ni que me la deseen. A los que trabajan duro no se les desea suerte: sólo éxitos. La suerte es para los indecisos, el éxito para los arriesgados.

I am the master of my fate,
I am the captain of my soul.
*William Ernest Henley*


Advertisements
Categories: 5 pointz, Myself, New York, Quotes | Leave a comment

Día de graffitis

Si me preguntáis qué es lo que más me gusta de NY diré Brooklyn, pero si me preguntáis por un lugar en concreto nombraré un sitio que no está en BK, sino en Queens – 5 pointz.

El inconfundible arte de Shiro
La meca de los graffiteros de todo el mundo me sigue sorprendiendo cada vez que me acerco a pasar un rato. Tanto si son tardes solitarias para fotografiar las piezas nuevas, como si son días enteros en los que me integro como una más entre los artistas que ese día trabajan en las paredes. A todos les gusta contar su historia, enseñar su blackbook, presumir de todos los países en los que han pintado, explicar la esencia de lo que será la pared que tienen enfrente… Hablar de su pasión, en definitiva. Y eso es algo que a mi siempre me fascina. 
Ellos preguntan sobre las fotos, les enseño alguna que tengo en la cámara y luego les paso el relevo. Callo y escucho. Por qué pintas? Con quién? Qué estás haciendo hoy? De dónde eres? A dónde vas?
Es un mundo (como todos) muy grande y muy pequeño a la vez. Los “writers”, como se llaman entre ellos, se conocen unos a otros, han pintado juntos o en los mismos eventos / lugares, tienen amistades en común y coinciden en gustos. A mi me encanta escuchar sus historias y darme cuenta de que hablo con alguien que conoce al tío con el que hablé el mes anterior.
Meres
Hoy he estado viendo al boss Meres trabajar en su master piece. El que será el graffiti más grande en la pared de honor, esa pared que solamente él ha pintado. Hacía más de un año que el Joker de Batman presidía el lugar desde esa misma pared. La vez anterior, Meres me contó que era el graffiti del que estaba más orgulloso y que por eso lo había dejado tanto tiempo, pero que era hora de cubrirlo y de hacerlo a lo grande. Lleva casi dos meses trabajando en la pieza que ya cubre al Joker. New York en llamas. Y para hacerlo aún más espectacular, se ha decidido a extenderla y pintar también el suelo. 
Meres es un tipo misterioso que no sonríe casi nunca y cuando lo hace solo le sale una mueca de medio lado que da más miedo que otra cosa. La piel de su cara está completamente manchada con tonos oscuros (no me he atrevido a preguntar por qué) y eso le da un acabado ideal al “personaje” – Meres One, The Boss at the Graffiti Mecca.
Por otro lado, esta semana es el décimo aniversario de Zulu Nation y muchos artistas de todo el mundo se han acercado a NY para las celebraciones y han aprovechado para pedir que les otorguen una pared en la que trabajar. Entre ellos, Shiro (Japón), para la que los compañeros no tienen más que alabanzas (hard worker, natural talent, sweet writer, unmistakable…). Había leído sobre ella, había visto vídeos y fotos de sus trabajos, y hoy he tenido la suerte de verla trabajar durante horas. 
Shiro
Como siempre, un placer enorme acercarme a 5 pointz. Como siempre, con la idea de tomar un par de fotos e irme. Como siempre, acabando por quedarme hasta la puesta de sol.
Mi historia con 5 pointz es una historia de amor a primera vista que no hace otra cosa más que crecer.
(Y pensar que el dueño quiere vender el edificio… Meres lo ha dicho hoy “either we get to make a museum or they gonna tear this down”. Save 5 pointz!)

Categories: 5 pointz, graffiti, New York | Leave a comment

Visita a 5 pointz, Queens

Bajo del tren en una estación familiar. En ella me toca hacer el transfer en días de lluvia cuando no funciona la línea que normalmente me lleva de Brooklyn a Manhattan. Nunca antes he salido al “exterior” en esta parte de Nueva York; Queens es el único municipo que me falta por visitar. El quinto de los “5 pointz”.

Por casualidades de la vida, hoy también llueve, pero no ha sido la lluvia la que me ha traído hasta aquí. Y ahí, en esa palabra, está la diferencia: hoy no he sido traída, hoy he venido.
Salgo de la estación y camino unos poco minutos hasta el primer cruce. Jackson avenue & Davis street. BIG sonando a través de mis cascos. Cámara en mano. Gotas de lluvia.

Fijo la mirada delante de mí para encontrar una calle difícil de describir… escombros, basura, destrozos, suciedad, cristales esparcidos, latas que deben llevar años ahí, abandono… y el tren que pasa justo por encima con un sonido poco menos que ensordecedor. Es una calle habitada, pero parece desierta. El paisaje es descorazonador, desolador, me rompe el corazón y me deja sin aliento.

Pero sí, es aquí. Aquí es donde voy, a esto es a lo que venía. En mitad del infierno hay una entrada por donde veo pasar un camión. Levanto la vista y una sonrisa asoma a mis labios: 5 pointz. Un edificio que alberga una fábrica y diversos estudios de arte. Un edificio donde lo más importante no está dentro, sino fuera. La meca del graffiti, donde eminencias mundiales con el spray vienen a pintar, a crear, a plasmar su arte. Un sitio donde se pinta con permiso y donde el graffiti no es vandalismo.

No hay ni un centímetro de edificio sin cubrir, desde la “placita” interior, hasta la parte de atrás situada en otra calle, pasando por cada puerta y cada ventana. Me asombra. Olvido la pobreza, la despreocupación del vecindario, la falta de limpieza y me centro en el poder que tienen los murales.
Son arte, expresión que no puede (ni debe) ser contenida, son sentimiento, son explosión. Y se siente en el aire. Son chispas, es magia.
Este sitio me hace sentir viva, importante y, por alguna razón, comprendida.

Venía a hacer fotos y marcharme, pero el lugar me embruja y mi música solo hace que aumente ese hechizo. Disparo mi cámara y pienso. Disparo mi cámara y siento. Disparo mi cámara y sonrío. Se me van los minutos paseando entre coches, contenedores de basura y porquería, buscando otro dibujo, otro mural, otras letras, otra víctima para mi cámara de fotos.

Mientras, mi mente no para de funcionar… Me pregunto si había estado aquí en otra vida, si ya había soñado este sitio, si lo hicieron para mi. Y me doy cuenta que este lugar contará entre mis pasiones para siempre. Entre las buenas, las que me enamoran en dos segundos y no dejan lugar a dudas. 5 pointz será a partir de hoy uno de esos pocos santuarios que me tienen robada hasta el alma.

Y lo único que me agrieta un poquito el corazón es que me habría gustado compartir esto con alguien. Pero así es el barrio, no? De eso se trata… del blanco y el negro, lo bueno y lo malo, arriba y abajo, el arte y la pobreza, el éxito y el fracaso. La eterna dualidad donde el gris no tiene cabida. De eso se trata… de no olvidar nunca lo malo, para poder enamorarnos de lo bueno sin perder la perspectiva de que es lo que importa.

Aquí y ahora, me siento bien y sonrío porque me protegen estas paredes llenas de graffitis mientras Biggie canta… *You know very well who you are, don’t let em hold you down, reach for the stars…*

Aquí el resto de fotos.


.

Categories: 5 pointz, graffiti, New York | 1 Comment

Blog at WordPress.com.