Visa run a Bali

Cuando sales de tu zona de confort aprendes, aprendes mucho.

Estoy en Bali, donde he venido con dos misiones y con mínima ilusión (por no hablar aún de mínimo dinero). Mis misiones son un visado para Tailandia y arreglar el Macbook. Parece que ambas van a ser satisfactorias, así que el viaje debe considerarse un éxito. ¿El problema? Que he recordado. O aprendido. No lo tengo muy claro (aunque lo dejaremos en aprendido).

He aprendido…

que la pija que hay en mi nunca va a desaparecer. Que si me dejas en una calle llena de tiendas Roxy, Quicksilver, Billabong… voy a querer comprarlo todo. En Koh Tao es aceptable vestir como un pordiosero, pero a la mínima que sales ya no lo es. Y ahí es donde mi Neus más Neus aparece. Yo quiero ser la que siempre soy, la que viste con estilo, la que sabe lo que hace cuando elige su ropa y sus zapas, la que tiene las mejores prendas acorde con lo que le gusta. Pero… ay, mi amigo el dinero…

que en todos los países hay bueno y malo y hay que asumirlo, entenderlo y disfrutarlo.

que para cada cosa buena que pase, puede pasar una mala y eso no borra lo positivo.

que gente buena (y mala) también hay en todas partes y ese es el tesoro más grande. Que un taxista te cobre 13€ por 4 horas de llevarte a la embajada, la Apple store y a buscar sitio donde dormir mientras te explica todo lo que va viendo por la carretera es la prueba de ello. Terima Kasih 🙂

que nunca me van a gustar las playas con chiringuitos y aglomeraciones, así como nunca voy a poder pasarme un día entero en la playa haciendo nada.

que una vez encuentras tu sitio no tienes por qué seguir buscando. He conocido a dos chicas alemanas que no han visto mundo pero que están enamoradas de Bali y sienten que deben viajar porque “es obligatorio” ver mundo. Mi respuesta: No, no lo es. Si esto es lo que os gusta, enhorabuena, habéis encontrado lo que muchos buscan durante toda su vida y nunca encuentran.

que el dinero (me perdonen todos ustedes) sí que compra la felicidad (una parte de ella, al menos).

Y lo más importante que he aprendido es que no importa lo bonito y espectacular que sea el sitio en el que estás… al final del día, sólo quieres estar donde siempre – bebiendo cervezas con los tuyos y celebrando dos snorkel tests en Koh Tao.

Advertisements
Categories: bali, viajes, visa run | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: