Monthly Archives: July 2012

Barracudas

Echar de menos tiene muchos niveles. Algunos muy obvios de los que ya hablé como la compañía, los abrazos, la manera de vivir en general… Otros mucho más sutiles pero no por ello menos importantes.

Últimamente echo de menos algo que puede parecer muy absurdo: las barracudas. Animales geniales que nadan en enormes bancos sin perder el ritmo o el compás, están absolutamente sincronizados. A falta de tiburones ballena, eran siempre el “highlight” de mis inmersiones. Me paraba a mirarlas y me acercaba todo lo que me era permitido (dependiendo de ellas, del aire, de la profundidad, del tiempo) y era extremadamente feliz cuando se dedicaban a rodearme. Sobretodo, cuando eran Chevron barracuda (las de la imagen son yellow-tailed barracuda) por ser más grandes, más espectaculares, más numerosas. Cada vez que me encerraban en el ojo de su tornado, sonreía. Habría podido hacer una inmersión de una hora sin moverme de allí. Fascinante.

Ahora, en Menorca, son un regalo escaso. Apenas las hay, y cuando aparecen es siempre en un número mucho más reducido. Debe hacer algo más de un mes desde la última vez que me pasaron “cerca” y alrededor de dos meses desde que fui eje de un torbellino.

 

Sí, estos días echo mucho de menos las barracudas.

I was kinda caught in a barracuda tornado

Advertisements
Categories: diving, Koh Tao | Leave a comment

El otro lado del mundo

Waiting for the bus to Suva, Fiji

“Once you have traveled, the voyage never ends, but is played out over and over again in the quietest chambers. The mind can never break off from the journey.” -Pat Conroy

Y así es, aún cuando no estoy en la carretera, aún cuando estoy en casa, aún cuando el movimiento de mis pies ha cesado… aún entonces, yo sigo viajando. Mi mente me trae de vuelta una y otra vez a lugares en los que ya he estado, mientras juega a imaginar como serán los lugares que me quedan por pisar.

No hay día en el que no me escape por un momento de mi rutina veraniega para seguir sonriendo con lo que he visto y lo que me queda por ver. Algunas veces, incluso, me dedico a “viajar” siguiendo los peregrinajes de la gente que he conocido en mis periplos por países extranjeros. Y no me canso de ello. Cada historia es tanto o más maravillosa que la anterior, cada foto más bonita, cada aventura que viven más fascinante. Lo importante es dejar la comodidad de lo conocido para embarcarnos en nuevas aventuras. Seguir aprendiendo, seguir conociendo gentes, lugares y culturas, no parar nunca, ni aún cuando estemos físicamente quietos en un sitio.

Hoy me he perdido recordando mis días tranquilos en Fiji – desayunos de bufet libre, excursiones en autobús, pesca en kayak, surf para principiantes, mercadillos ambulantes, joyas de coco, ejercicio en la playa…, pero sobretodo el relax del “Fiji time” y la calma y felicidad de los que hacen gala los fijianos. Precioso país de magnífica cultura del que me quedaron muchas cosas por ver.

Algún día volveré.

Categories: Fiji, Quotes | Leave a comment

*Do not accept “you’re so lucky” when somebody hears that you have found your passion. “It’s not luck, it’s hard, hard, hard work and you should be proud of yourself”*

Image

Categories: Quotes | Leave a comment

Rutinas fascinantes

Un día cualquiera en Koh Tao podía ser un día especial, un día lleno de pequeñas cosas que ahora, mirando atrás, me parecen enormes. Rutina sí, pero siempre distinta, sorprendente, siempre llena de historias que vale la pena contar.

Entre esas rutinas estaba el vídeo, una de mis partes favoritas por todo lo que implicaba. Os explico: En los cursos de iniciación (Open Water) se graba a las personas que se van a convertir en “New Divers”. La mayoría de días en Phoenix teníamos al menos uno de esos cursos y, por tanto, sesión de vídeo la cual empieza a las 7am con el “morning shot” del grupo justo antes de salir con el barco. El encargado de grabar es uno de los chicos que trabajan para ACE Marine (Katy, Nat, Keith, Billy, Chris, James o Mickey) y su compañía en el barco es siempre bienvenida. Ellos se encargan de grabar las inmersiones 3 y 4, editar las imágenes y reproducirlas por la noche después de la puesta de sol en el restaurante.

La inmersión 3 suele ser algo más profunda y normalmente no se hace nada especial, así que los chicos de ACE se dedican a grabar más vida marina para dar variedad al mini-documental (hay que tener en cuenta que solo usan imágenes grabadas ese día para el vídeo). Entre inmersiones suelen animar a todo el mundo a saltar desde la cubierta superior del barco mientras graban las posibles caídas de espalda, de barriga, de cara… y el esporádico “back-flip” que alguno de los DM nos atrevemos a hacer. Después, en la inmersión número 4 se suele preparar algo acorde con los gustos de estudiantes, instructores y cámara. Lo primero que siempre se hace es grabar la habilidad de quitarse las gafas de buceo debajo del agua, volvérsela a poner y vaciarla de agua. Y lo segundo varía, pero viene a ser algo tan divertido como esto:

A parte de lo que se prepara y de los peces que son asiduos y salen en todos los vídeos, a veces se tiene la suerte de que ocurra algo tan genial como…

Impresionante, eh? Quién podría ser infeliz viviendo rutinas tan poco rutinarias como estas??

Por eso es tan mágico el buceo, porque no se puede planear. Y es curioso como la gente piensa lo contrario y siempre nos bombardean con preguntas estilo “veremos una tortuga hoy?”, a la cual yo siempre contesto lo mismo “yo no puedo encontrar una tortuga, pero si ella quiere nos encontrará a nosotros”. Es una respuesta que hace feliz a la gente, y aún más cuando resulta que sí, que ese día la tortuga nos encuentra y todos se van a casa con una espléndida historia para dar envidia a los amigos. Además,  nos dejan a nosotros con el buen sabor de boca de haber podido hacer realidad el sueño de alguien y con la felicidad de escuchar a alguien darnos las gracias de todo corazón por haberles guiado en dos fantásticas inmersiones. La dulzura del trabajo bien hecho y la maravillosa sensación del que lo disfruta tanto o más que la gente que ha pagado por ello.

Lo mejor? Que a la mañana siguiente volveremos a sumergirnos en esas aguas una vez más.

Categories: diving, Koh Tao, Phoenix Divers | Leave a comment

Tormentas

Image

Tormenta en Sairee Beach

Llueve en Menorca por primera vez desde que volví de mi otra isla, Koh Tao, y me trae recuerdos de tormentas tropicales, de vientos fuertes y repentinos, de lluvia cayendo como si no hubiera mañana. Tormentas de esas fuertes y rápidas, que dejaban sensación de frío y mucha humedad. Tormentas que siempre nos pillaban de sorpresa y rompían un poco con nuestra rutina.

Algunas veces, ocurría estando en el mar y yo siempre me giraba a mirar a Claus esperando su frase estrella en casos así “Entremos al agua antes de que nos mojemos!”, frase que conseguía arrancar carcajadas a todo el mundo. Y en parte, aunque suene a locura, tenía razón. Lo peor de que llueva en el mar es que te mojes mientras estás esperando para la segunda inmersión o de vuelta de un night dive. Sin embargo, sí que me gustaba siempre ver llover estando sumergida. Se oscurecía el agua, se apagaban los colores, cambiaba la manera de nadar de los peces y si miraba hacia arriba veía las gotas caer en la superficie y pensaba “llueve y no me mojo”, aunque obviamente estaba absolutamente empapada. Incoherencias fantásticas.

Otras veces, las tormentas nos enganchaban estando en la escuela y cambiaba nuestro mini-ecosistema de manera radical: puertas y ventanas cerradas, gente corriendo para ponerse a cubierto, calles desiertas… Los más precavidos sacaban sus chubasqueros, otros una manga larga, los menos listos (como yo) nos tapábamos con lo que teníamos más a mano (normalmente, un sarong). Lo mejor era que sabíamos que iba a durar muy poco, así que nos juntábamos, tomábamos fotos impresionantes del fenómeno fugaz, nos reíamos diciendo que teníamos frío a 28º y hacíamos una pausa antes de seguir con el trabajo diario.

Eran tormentas que limpiaban. El aire, el agua, las calles… y ensuciaban la arena. Al terminar, siempre salían los trabajadores birmanos y limpiaban la playa. Sí, la arena de la playa. Barrían las hojas, recogían botellas, pajitas, restos de cigarros… y nosotros nos mirábamos y bajábamos a ayudar. De eso trata la vida en la isla, de hacer las cosas entre todos, de cuidar el sitio en el que vivimos, de echarnos unas risas todos juntos sea lo que sea lo que estemos haciendo. De disfrutar la tormenta, la calma y de cualquier momento entre ambas.

Hoy he visto llover y he vuelto con una sonrisa a perderme entre recuerdos de cielos con carácter como el de la foto.

Categories: Koh Tao, Phoenix Divers, Thailand | Leave a comment

Blog at WordPress.com.