Monthly Archives: May 2011

Koh Tao

Hay sitios que adquieren una categoría en tu vida que no es posible describir. Burbuja, paraíso, realidad paralela… son palabras que uso para describirlo, pero la verdad es que quien no ha estado no lo entiende. Y entre los que hemos estado, se crean unos lazos (quizá eternos) que permanecen invisibles al resto, pero que están ahí… fuertes, intensos, ¿irrompibles?

Soy como soy, la pasión es una de mis virtudes-defecto, y llevaba tiempo pensando que Tao era invención mía, invento de esa pasión. Que había significado tanto porque yo había querido darle ese significado, yo había querido creer (como siempre). Llevaba tiempo pensando que ese amor por la isla era solo algo mío, de mi cabeza, de mi momento. Y nada más.

Pues no. Todos los que hemos estado, todos, la amamos con la misma irracionalidad. Todos soñamos con volver y experimentar una y otra vez esa felicidad tan… feliz. Todos queremos volver a bucear en ESE mar y beber Chang o Heineken a las “beer o’clock”. Ninguno de nosotros tiene un recuerdo malo de ese pedacito de tierra o de su mar. A todos sin excepción nos brillan los ojos cuando hablamos de Koh Tao. Nos une la añoranza por lo que fue, por lo que es mientras no estamos, por lo que puede volver a ser. Nos une el saber que cada uno entiende lo que siente el otro mientras estamos exiliados.

Pasión.

Lo cual estaría muy bien y no tendría ni un pedacito de inconveniente si alguien no hubiera tecleado estos mismos sentimientos para recordarme algo que no sale de mi cabeza ni un solo segundo. Porque si alguien más lo dice… tiene que ser que no me lo inventé, ¿verdad? Si ese alguien lo dice.

“It was no less special for me than for you”

¿Querías sopa? Toma dos cazos.

Advertisements
Categories: Koh Tao, Thailand | Leave a comment

Vanessa :)

 This is one of the women who took care of me when I was in DC and stood by my side. She is guidance and friend. She made me smile and laugh a lot and she obviously helped me feel like I belonged.

I love the way she describes herself:

“I was not built to break!
I am a person who def let my heart get me in trouble, however I am willing to continue to grow and that largely consists of self control and perserverance… I have big aspiratons and have had detours along the way… but I don’t regret bad choices whether they have made me laugh or cry, I have embraced them for shaping who I am today… I have two beautiful girls who keep me sane when they are not driving me crazy! I love my family and friends and pray for my enemies…”

So many nice memories from my Raiders 🙂

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Parallel Universe

“Trust me, it’s paradise. This is where the hungry come to feed. For mine is a generation that circles the globe and searches for something we haven’t tried before. So never refuse an invitation, never resist the unfamiliar, never fail to be polite and never outstay the welcome. Just keep your mind open and suck in the experience. And if it hurts, you know what? It’s probably worth it.”

“And me, I still believe in paradise. But now at least I know it’s not some place you can look for, ’cause it’s not where you go. It’s how you feel for a moment in your life when you’re a part of something, and if you find that moment… it lasts forever…”

*The Beach*
Categories: Uncategorized | 1 Comment

De visita a Coney Island


Pues sí, Coney Island. El sitio al que me han mandado cada una de las veces que he dicho “no consigo llegar al mar” desde que ha empezado la primavera en Nueva York. Hacia allí me dirigí en mi día libre con más ilusión por ver la feria que por ver el mar.
Sí que estuvo bien pisar la arena y tumbarme un rato al sol con el mar tan cerca, pero claro, soy de isla y yo al sitio al que fuí no lo llamaría playa. Tiene arena y agua, por supuesto, pero los parecidos acaban ahí. Palmeras de ¿plástico? estilo playmobil, baños cada 50 metros, música, puestos de cocktails, hot dogs, patatas fritas, alitas de pollo… y, no la olvidemos, una feria con su noria, sus montañas rusas, sus autos de choque y sus nubes de algodón.

Todo un cuadro la mar de extraño. Como si quisieran juntar la feria de las fiestas del pueblo, con la playa, con la ciudad, con el ambiente del paseo marítimo, con la comida basura, con el camión de los helados del barrio, con las tiendas de camisetas para turistas… Un todo en uno que me mantuvo con un interrogante encima de la cabeza a lo viñeta de cómic desde que llegué hasta que me fui. Estaba allí y había tanto y tan distinto por hacer que no sabía por qué decantarme.
Abrumador, como todo, como siempre, aunque no siempre sea bueno.

Pero algo he aprendido en esta ciudad: disfruta de lo que tienes cuando lo tienes, da igual lo que sea. Adáptate y disfruta.
Así que eso hice. Un rato en bikini en la “pseudo-playa”, otro rato tomando retratos robados de la gente TAN distinta que había y a hacer el guiri por el paseo. Lo que más me impresionó de todo fue que la gente se quita los zapatos justo antes de tocar la arena y se los vuelven a poner nada más salir. ¿Hola? ¿Dónde queda el ir descalzos por el paseo o por el muelle? ¿Cómo os vais a volver a poner los calcetines y los zapatos con los pies llenos de arena? Esta vez, con un poco de sentido de culpa, no me apunté al “donde fueres haz lo que vieres”, sino que disfruté un rato paseando descalza, y luego me senté mirando al mar a comerme unas patatas fritas. Genial concepto, debo reconocerlo.

Para terminar un paseo por la feria que es enorme y (¿por qué no me extraña?) carísima. 8$ = 1 ride. Alguna un poco más, otras un poco menos, pero aún está por llegar el día que me deje 8 pavos por subirme a unos autos de choque, así que me dediqué a tomar alguna foto mientras cruzaba en dirección al metro.
Justo antes de la última calle, aún pude ver otra de las “atracciones” más conocidas, Nathan’s, casa del concurso de “a ver quién consigue comer más hot dogs grasientos”. Aunque también podrían hacer el concurso de “a ver quien pesa más y ocupa más sitio en una de las mini-mesas”. Dejé la degustación de tan exquisito manjar para otro día y decidí que ya había tenido suficiente “playa” por ese día después de 5 o 6 horas en Coney Island.

Mientras subía al tren que me lleva de vuelta a casa pensé que no me extraña en absoluto que toda esta gente que solo ha visto este tipo de playa diga que mi casa es el paraíso. En realidad, yo también lo pienso, y de cada vez más.

Nota mental: Ir a la playa también puede ser estresante en Nueva York. Menos mal que me niego a ser una persona con prisa.

Notal mental 2: Volveré.

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Puesta de sol en Brooklyn Bridge

Desde Brooklyn by Neusallen

Desde Brooklyn, a photo by Neusallen on Flickr.

*You have to accept whatever comes and the only important thing is that you meet it with courage and with the best that you have to give*

Encantada con el objetivo nuevo que compré ayer 🙂

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Blog at WordPress.com.