Monthly Archives: January 2011

Another Dream

Podéis llamarme loca y tarada, mirarme sacudiendo la cabeza y pensar de mí lo que queráis. Sé que soy una persona de extremos, de blancos y negros, a la que le cuesta conformarse y vivir en los grises. “I’m passionate as hell”, para lo bueno y para lo malo, e igual que hay cosas que me pueden quitar la vida, hay otras que me la pueden devolver.
Ahora tengo una “ilusioncita”, una pequeñita que vuelve a tener nombre de viaje muy lejos. Queda tiempo, demasiado, pero no importa porque es una meta, un final para una carrera que se basa en ahorrar. Pero por suerte, ya no es ahorrar porque sí, sino ahorrar para algo, ahorrar para poder ir a las islas Fiji. Sí, señor. A Fiji.
Si todo sigue adelante, si consigo el dinero y las cosas van saliendo bien, seré Divemaster en Oceanía, mi cuarto continente. Y si todo va aún mejor, tengo incluso compañero de fatigas que está tan entusiasmado como yo.

Quizá esté loca, pero quiero que todos los que penséis que lo estoy, me llaméis para recordármelo cuando esté en Fiji buceando con tiburones.

Advertisements
Categories: Uncategorized | 2 Comments

My life will always go on

A veces, pospongo cosas porque en mi mente siempre había pensado hacerlas de otra manera. The Dream, El Sueño, no era hacer la ruta de zapas por NY sola. Esa ruta había sido preparada con mimo, había sido estudiada como una sorpresa para ser disfrutada en compañía, había sido planificada como la versión 2.0 de un día perfecto zapatilleando en bcn. Pero en esta vida las cosas no salen como queremos.
Así que ahí estaba mi sorpresa, destinada a no-ser, y yo… cobarde por no darle vida de otra forma. Claro que la inventé para alguien y claro que me habría gustado que así fuera. Ver brillar sus ojos para que de rebote brillaran los míos. Pero no existe. Eso no existe.

Ayer me decidí a darme el gusto de regalarme la sorpresa a mí (por partes, eso sí). Al fin y al cabo, es mi mundo, es mi vida, es mi alma. Fue su elección, no la mía. Así que hoy mi cámara, mi iphone, mis south beach en los pies y yo nos fuimos a Flight Club NY. Paraíso de zapas.

Quiero describirlo, pero no puedo. Solo sé que he vuelto a casa y he dicho “tengo la sensación de que no he visto la tienda”, como si por querer ver tanto y prestar tanta atención no lo haya conseguido. Me ha sobrepasado, me ha saturado. Me ha gustado tanto, tanto que no he sido capaz de absorberlo todo. He mirado y remirado la sección de niño, la de Jordan y la de especiales. Ni me he parado en las Adidas, Alife, Puma… ni en el “resto” de Nike. Mi mente no daba para más.

He visto con estos ojitos zapas que pensé que nunca vería. He visto las Kryptonate. He visto TODAS las Jordan, todas. No faltaba ni un modelo (obviamente, no estaban todos en todos los colores). Estaban colocadas de la 1 a la 23, como yo quiero que estén algún día en mi casa.

Puedo prometer, jurar, que soy fácil, muy fácil. Que entro en una tienda de zapas, veo unas que me gustan, las señalo, me las pruebo y me las compro. Hoy no. No podía. El dependiente se reía de mi “Do you know yet?”. Y yo… “no, no, no… no puedo decidir qué quiero probarme.” Y NO podía! Al final, he decidido escoger varias. “Quiero probarme las 9 en azul cielo, las 23 azules de la derecha, las space jam, las 11 cool grey y las 1 en esmeralda. Talla 6.” Y me obligué a callar… pero me habría probado más. Todo esto considerando que me había concienciado de no comprar ningunas…

Luego, un momento más tarde, una cool grey en un pie y una 9 en el otro. Otra media hora de reloj mirándome al espejo, quitándome las bambas, mirándolas… Tanto que el dependiente me dice “What are they saying to you?” Nada tío, no me contestan y no me puedo decidir. Al final… una de regalo de mis padres (más de la mitad de mi colección es suya, creo yo) y una de mis ahorros para los tiburones. Perdonádme amigos sub-acuáticos, prometo que iré a veros de todos modos.

Increíble. Muy increíble. En serio! Muy, muy increíble.

Y hasta que llego a casa no me doy cuenta de que he ido sola. Que los fantasmas no han venido, que no me he acordado de ellos en todo el rato, que no he tenido tiempo de hacerlo. Tan ocupada estaba flipando con la tienda, decidiendo qué hacer, tratando de explicarle a Alex por whatsapp lo que estaba viendo y haciendo fotos que… He zapatilleado sin ti. Por primera vez.

Mi mundo. Mi vida. Mi alma.
*Sneakerhead for life*

Gracias Alex, por “venir” conmigo.

Categories: Uncategorized | 3 Comments

Próxima parada…

Flight Club NY… No sé ni como empezar a describirlo, así que mejor explico las sensaciones mañana, después de ver una de las tiendas de zapas más importante del mundo (a parte de las multinacionales).

Allá que voy. Con más ganas (y nunca mejor dicho) que un niño con zapatos nuevos 😀

*Sneakerhead for life*

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Perder o ganar, todo depende de como se mire

*Pensaba que había perdido la oportunidad de mi vida cuando la verdad era que esa oportunidad me perdió a mí. Me dejé la piel en una historia que nunca creyó en mí…*

If I lie here

Cuando te parezca que lo has perdido todo, fíjate en todo lo que te queda y sonríe. Tienes suerte. (Y pregúntate si has perdido algo, en realidad…)

Yo tengo suerte porque de las nosécuantas esferas que me dijeron que tenemos en la vida, la mayoría funcionan.
Tengo una, la de las ilusiones, a la que (aunque se tambalee a largo plazo) siempre consigo encontrarle una estabilidad con “felicidades estúpidas” como una ecografía de un bebé de 7 cm, un plan de zapatillear con otro sneakerhead por NY o la simple ilusión de hacer unas fotos. Me gusta ser de sonrisa fácil, me gusta tener capacidad para ser mini-feliz con los detallitos, me gusta poder sentirme bien solo porque alguien me regala una bolsa de lacasitos… Me gusta.
Tengo otra esfera de estudios que está en standby pero que siempre me dice “eh, no te olvides que tienes una carrera”, y la misma en el apartado trabajo que me recuerda que gano mi dinero y me puedo permitir vivir en USA.
Está también la de la salud que, por suerte, no se queja; y la esfera de los amigos… esos amigos que siguen aquí a pesar de la distancia. Los más importantes, los de siempre, los que me quieren como soy y a los que yo quiero por lo que son. Los que tienen un dedo de mi mano que me recuerda que los cuento entre mi gente.

Y tengo una, la última de ellas, que tiene un 100 sobre 10 – la de la familia. Mi FamILoveYou. Extendiendo la palabra y el significado hasta mis primos, por supuesto.

Sí, tengo suerte.

Categories: Uncategorized | 1 Comment

A 6600 kilómetros de Manhattan

He visto amanecer y ponerse el sol en Menorca, mi casa, en muchos de sus rincones, calles y playas. He visto alzarse y bajar el sol en Virginia, USA, muy lejos de mi isla de origen. He visto el día empezar y terminar en Koh Tao, Thailand, otra isla que me robó el corazón a cambio de mucha felicidad.
Ahora estoy en NY y he visto, con prisas, como sale el sol y se vuelve a ir entre los rascacielos de Manhattan.

Muchos amaneceres y anocheceres son los que me faltan aún por ver. Quizá sola como los de NY, quizá acompañada como los de Koh Tao. Dicen que eso no importa, que tengo suerte, que he vivido en 3 continentes, me he salpicado de agua de 2 océanos y diversos mares, he experimentado culturas tan distintas como la del consumismo capitalista y la de la felicidad más pura. He jugado a basket en canchas separadas por miles de kilómetros y he buceado en mares que mucha gente nunca podrá ver. He probado. He intentado. He luchado. He fracasado. He tenido éxito. He sonreído. He llorado. He viajado. He vivido.

Pero me queda por vivir. Y por aprender de lo vivido. Ahora aprendo… o trato de aprender. Sobre lo que he visto, sobre lo que quiero ver, sobre el mundo, sobre mi.
A mi no me hacen feliz los edificios de 70 pisos, ni estar dos horas en el metro cada día. No me hace feliz el frío, los coches, las prisas, la gente que no se mira a la cara, las miles de cosas por hacer, la falta de tiempo para hacerlas… Lo descubrí en el metro el otro día. Hay un anuncio que dice:

Algunos nos describen como seres felices, nosotros simplemente lo llamamos ser arubiense.

Aruba. No tenía ni idea de que existía, pero a mi me sonó a Koh Tao, a Menorca. Una isla, gente que se preocupa por los demás, tiempo para pararse a preguntar, casitas bajas, bungalows, cervezas y cafés por la tarde… Un lugar donde te preguntan como estás en vez de cuanto ganas cada mes. Un sitio donde la felicidad no tiene nombre de dinero, sino de tiempo, de amigos, de familia, de mar y de sol. Un lugar donde la felicidad más grande es tener a tu gente a tu lado mientras das vueltas rebozándote en la arena… Un lugar con banda sonora y risas.

La felicidad es 100% relacional.

Categories: Uncategorized | Leave a comment

I wanna line the pieces up

Maybe… waiting isn’t good enough. (Kairi – Kingdom Hearts 2)

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Create a free website or blog at WordPress.com.